Libertad de Expresión

Imagen tomada de Internet

La libertad de expresión en Honduras ha sido un tema de interés y debate a nivel nacional e internacional. En términos formales Honduras contempla en sus leyes y tratados firmados los compromisos y obligaciones del estado. Aunque también es manifiesto el contraste con la realidad dentro del territorio hondureño. Los ataques a la libertad de expresión se han incrementado de manera exponencial a la par de la protesta social de diversos sectores en el país. Tanto el incremento de procesos judiciales como la legislación de leyes contra la libertad de expresión son parte del panorama del país desde el año 2009.

Dentro de los estándares internacionales del respeto a los derechos humanos el tema de libertad de expresión resulta fundamental porque da cuenta del grado de crítica y análisis al que la ciudadanía puede acceder ante las acciones de su gobierno y las maneras en cómo este reacciona a las demandas de acceso a la información y al uso de los medios con apego al respeto del marco de legalidad vigente, además implica el respeto a la privacidad y seguridad de los datos e información de los ciudadanos, en los últimos años tambéen se contempla la vigilancia y motorización de la disidencia a través de Internet y el respeto al ejercicio periodístico en su circulación y en la integridad de los periodistas mismos.

Imagen: Radio La Rojita Honduras.

A partir del Golpe de Estado en 2009 la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH) ha constatado en sus informes una polarización de los medios de comunicación en el país. El organismo advirtió que los medios públicos se encuentran abiertamente parcializados dado que el modelo en el que se basan no les permite la independencia del poder ejecutivo. También es una constante la presión, la injerencia y el hostigamiento contra medios de comunicación críticos a los gobiernos posteriores al golpe de estado, incluso en medios cuya posición intenta ser políticamente neutral. Por otra parte los ataques, hostigamiento y casos particulares de periodistas han alcanzado notoriedad pública y se adhieren a los protocolos de aplicación de medidas cautelares para contener el riesgo en el que se encuentra el ejercicio del periodismo en el país.

El informe de Human Rights Watch (HRW) de enero de 2017, deja constancia de la situación de violencia contra el ejercicio del periodismo:

“Entre 2014 y mayo de 2016 fueron asesinados 21 periodistas, según datos del Comisionado Nacional de Derechos Humanos de Honduras (CONADEH). Casi todos los asesinatos de periodistas quedan impunes.”

Como constatan informes internacionales acerca del tema algunas de las prácticas acontecidas en Honduras desde el golpe de estado de 2009 a la fecha comprenden cierre de medios e interrupciones de transmisiones, bloqueos de señal, afectaciones a la labor de medios impresos, cortes de luz, agresiones y detenciones contra comunicadores sociales, agresiones y hostigamiento contra periodistas comerciales, sujetando a la población a un constante clima de amenazas e intimidación.

Imagen tomada de: https://mundo.sputniknews.com

Mientras que los medios comunitarios suelen ser vulnerables a la criminalización de su labor y al hostigamiento contra sus instalaciones y contra la gente que labora en sus transmisiones. En Honduras uno de los casos mas emblemáticos de hostigamiento y censura lo vive una radio de vocación profesional y con compromiso social pero que se rige bajo las pautas de un medio comercial. Radio progreso, ubicada en la ciudad de Progreso al norte del país. Con cobertura nacional esta radio ha padecido los riesgos del accionar gubernamental contra la labor periodística crítica y por dar cobertura a las expresiones de crítica y protesta contra el actual presidente Juna Orlando Hernandez.

23 periodistas de Radio Progreso cuentan con medidas cautelares para protegerles y un caso abierto ante la CIDH contra el estado hondureño. Estas personas han vivido situaciones de acoso y golpes policíacos, llamadas telefónicas amenazándoles de muerte y campañas de ataques y calumnias como en el caso del Padre Ismael Moreno “El Padre Melo.”

Gerardo Chevez, comunicador de radio progreso y acompañante de la red de radios alternativas de Honduras describe la situación de amenazas de la siguiente manera:

“A nivel de periodistas y empleados de la radio 23 tenemos medidas cautelares de la CIDH, como ustedes saben Honduras es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y los derechos humanos… El estado hondureño está obligado a proteger mi vida sin embargo es el mismo estado el que me reprime, en dos ocasiones 2015 y 2016”

En cuanto a la vigilancia policíaca a la que está sujeta Radio Progreso el periodista afirma:

“Luego vas a ver vehículos sospechosos frente a la radio que paran ahí 10 minutos 15 minutos, no sabes quiénes son, vehículos sin placa, y claro estamos en un país donde asesinar a un periodista es fácil. Y recordás que el 95 o 99 % de los casos quedan en la impunidad.”

A su vez organismos nacionales que dedican su trabajo al monitoreo de la libertad de expresión, la libertad de prensa y recogen información acerca de situaciones y envían alertas a los organismos gubernamentales y a la sociedad civil mantienen registros de la gravedad de la situación en el país y afirman categóricamente que se aplica la violencia estructural que no se encuentra contemplada como un delito.

Datos relevantes de una de las organizaciones más activas en  la defensa de la libertad de expresión llamada C-libre muestran no sólo el índice de casos recibidos sino la variedad de las alertas:

“En 2015 se emitieron 72 alertas por violencia que representan el 32.5 por ciento del total; se registraron 10 asesinatos, siendo las víctimas un director de programa de noticias, 3 con programas de entretenimiento, otro con programación religiosa, 4 camarógrafos, un operador de controles y un propietario de medio de comunicación”.

El caso de Periodista Julio Ernesto Alvarado es un ejemplo documentado por los medios comerciales de comunicación y muestra las dimensiones del problema que viven los periodistas profesionales. El  siguiente video hace un breve resumen de su caso y  el punto de vista de la CIDH al año 2014:

En los años recientes el tema se ha vuelto de una mayor complejidad dado que se suman  aspectos como la neutralidad de las redes, la vigilancia electrónica por parte del estado a través de la inversión de millones de dólares en programas de vigilancia a los dispositivos móviles y a las redes sociales a las que accede la ciudadanía hondureña. Tal es el caso de la contratación de la compañía de vigilancia electrónica italiana Hacking Team, que durante el  actual gobierno del presidente Juan Orlando Hernandez fue contratada para espiar a los ciudadanos de ese país por 355 mil Euros canalizados desde la Dirección Nacional de Investigacion e Inteligencia hondureña.

Imagen tomada del informe de Derechos Digitales.

En el contexto electoral actual en Honduras el tema de libertad de expresión es fundamental para entender las posiciones que están en juego dentro de la clase política y las demandas de los sectores de la sociedad civil organizados. En nuestro sitio encontraran diferentes datos, casos alertas y fuentes de información y análisis para que usted saque sus propias conclusiones.

 

Fuentes:

Informe HRW enero 2017

Entrevista con gerardo Chevez en las instalaciones de Radio Progreso septiembre 2017

. Descarga el audio

Informe sobre libertad de expresión en Honduras 2015- C-libre Honduras

https://www.dropbox.com/s/ay4d0qo5wte2y4y/INFORME%20DE%20LA%20LIBRE%20EXPRESION%202015.pdf?dl=0